Información para Profesionales de Turismo
Texto
Empresas y Productos
FONTAINEBLEAU MIAMI BEACH. Clásico y moderno: lo mejor de ambos mundos

Completamente renovado, uno de los hoteles más emblemáticos del mundo invita a los viajeros exigentes a disfrutar de una experiencia donde el lujo y la exclusividad se combinan para garantizar momentos memorables.

"No creo que nunca pueda superar esta creación", dijo el célebre arquitecto Morris Lapidus tiempo después de diseñar el Fontainebleau Miami Beach, uno de los hoteles más icónicos del mundo.
Inaugurado en 1954, su creación ocupa 8 hectáreas en el corazón de Miami Beach, sobre la línea de playa, donde sobresale por sus estilizadas líneas curvas y grandes dimensiones. Se trata, de hecho, del hotel más grande del sur de Florida. Y uno de los más lujosos.
Según cuenta la historia, todo comenzó en 1952, cuando el hotelero Ben Novack adquirió la mansión Firestone (del magnate de los neumáticos Harvey Firestone) por US$ 2,3 millones. Durante décadas, alojó a "ricos y famosos" de todo tipo, incluyendo a Elvis Presley, Judy Garland, Frank Sinatra, Dean Martin, John F. Kennedy, Marilyn Monroe y muchos otros.
En 2005 cerró sus puertas y, tras una inversión de US$ 1 mil millones en mejoras, el "nuevo Fontainebleau" fue reinaugurado en 2008 con bombos y platillos con todo el glamour del pasado y los adelantos tecnológicos y de confort de la actualidad.
El majestuoso lobby, por ejemplo, de 1.500 m² recuperó su elegancia y -por razones obvias- se mantuvo la "escalera a ningún lugar", cuyos brillantes escalones fueron pensados para las fotos con suntuosos vestuarios.
En el año de su reapertura, el inmueble pasó a integrar el Registro Nacional de Sitios Históricos de Estados Unidos, y luego, en 2012, fue nombrado como "Mejor edificio de Florida" por el capítulo estatal del Instituto Americano de Arquitectos.

MÁS QUE UN HOTEL.
Jenny Cerna, directora de Ventas del Fontaineblueau Miami Beach, explica: "El nuestro es mucho más que un hotel, es como una ciudad que ofrece a sus huéspedes innumerables cosas para hacer y disfrutar bajo un marco de, tanto para una noche de estadía como para diez".
"Alojarse con nosotros -añadió- es una experiencia única e irrepetible, pues ningún otro establecimiento puede ofrecer tanta cantidad de opciones de calidad. Tenemos 12 restaurantes, 11 piscinas, un spa de 3.600 m², club de niños, acceso directo a la playa, actividades acuáticas, una de las discotecas más vibrantes de Miami y grandes facilidades para la realización de eventos sociales y corporativos."
"En momentos en que el dólar ha vuelto a ser una moneda fuerte, dijo Cerna, invito a que los viajeros exigentes aprovechen nuestras tarifas súper competitivas y descubran el mundo Fontainebleau. Contamos, inclusive, con numerosas suites que sobresalen por su espacio, equipamiento y vistas panorámicas al océano."
La trayectoria de la ejecutiva, vinculada con la industria hotelera de alta gama, la llevó a resaltar que "contamos con un producto de gran calidad que se adapta a la perfección a los requerimientos de toda agencia especializada en el mercado de lujo".
Luego, al referirse a las novedades para la presente temporada de verano, destacó la proyección de películas en pantalla grande en el área de la piscina Arkadia, clases de coctelería y degustación de vinos y espumantes en el restaurante Pizza & Burger, veladas con los mejores cigarros y tequilas en la churrasquería StripSteak, noches de burbujas (champagnes, proseccos, cavas, sekts y espumantes) en La Côte y talleres de pastelería para toda la familia de la mano de los chefs, entre otras propuestas especiales.
Además, remarcó que todos los huéspedes reciben el Little Bleau Book, cuponera con 25 páginas que suman US$ 1.500 de descuentos en comidas, compras, tratamientos de spa y un sinfín de actividades.

UN MUNDO 5 ESTRELLAS.
Son nada menos que 1.504 habitaciones, nomina que incluye a 846 cuartos en las dos torres originales de la propiedad. Las restantes corresponden a las dos torres "all-suite" situadas en la parte sur del complejo: Trésor y Sorrento, de 37 y 18 pisos, respectivamente.
Con superficies que van desde los 45 m² hasta los 135 m², cada suite dispone de kitchenette completamente equipada, baño con superficie de granito, jacuzzi, ducha, televisor plano de 32 pulgadas y estación iHome para MP3.
En materia culinaria, el Fontainebleau Miami Beach sorprende con una selección de restaurantes y bares que operan bajo la dirección de Thomas Connel. La nómina incluye a Scarpetta by Scott Conant, la primera sucursal de este afamado rincón neoyorquino de alta cocina; Hakkasan, de especialidades chinas contemporáneas; StripSteak by Michael Mina, donde brillan las carnes a la parrilla; La Côte, de clara inspiración en la Costa Azul francesa; y Chez Bon Bon, una patisserie informal que rinde culto a los dulces y al buen café. Cabe mencionar que el BleauFish Ocean to Table Program garantiza pescados y mariscos de extrema frescura, transportados a un tanque de agua salada de 7.600 litros situado en el sotano del hotel.
La vida nocturna palpita en LIV, uno de los clubes nocturnos más convocantes de Miami; mientras que el spa seduce con 30 cabinas para tratamientos personalizados.
Completan sus instalaciones 9.630 m² de espacios para congresos y convenciones, destacándose tres salones de fiesta que totalizan 5.580 m²; centro de negocios; cabañas en el área de piscinas equipadas con TV de 32" y wi-fi; juegos infantiles y tiendas comerciales.

 

 
FONTAINEBLEAU MIAMI BEACH: FICHA TÉCNICA
Dirección: 4441 Collins Ave., Miami Beach. Habitaciones: 1504, de las cuales 846 se encuentran en los dos edificios originales y el resto son solo suites emplazadas en las torres Trésor y Sorrento. Alimentos y bebidas: 12 restaurantes y bares dirigidos por Thomas Connell, vicepresidente de Culinaria. Facilidades: spa, gimnasio, club nocturno, programa para niños (FB Kids), salones para eventos, centro de negocios, actividades recreativas y tiendas comerciales. Informes: www.fontainebleau.com