Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
Competitividad: un largo camino por recorrer

Con la publicación del Índice de Competitividad Turística de los Viajes y el Turismo 2017 por parte del Foro Económico Mundial, se conoció que Colombia subió seis puestos en la escala global al pasar del puesto 68º al 62º, entre 136 países evaluados. Sin embargo, el concienzudo informe deja en evidencia los enormes retos que tiene el país en al menos siete tópicos analizados, entre ellos "Seguridad", en donde Colombia ocupa el sorpresivo último lugar.

En días pasados el sector turístico mundial estuvo atento a la publicación del Travel & Tourism Competitiveness Index 2017 (Índice de Competitividad Turística de los Viajes y el Turismo), un concienzudo informe elaborado cada dos años por el World Economic Forum (Foro Económico Mundial) con el apoyo de la Organización Mundial del Turismo (OMT), la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), entre otras entidades de alcance global, además de los gobiernos y organizaciones de 136 países incluidos en el informe. Se trata, a grandes rasgos, del mejor termómetro para medir en qué estado se encuentra el sector de los viajes en las diferentes economías del mundo a través del análisis de 90 indicadores distribuidos en 14 pilares: Entorno de negocios, Seguridad, Salud e higiene, Recursos Humanos y mercado laboral, TICs, Prioridad del sector turístico, Apertura internacional, Competitividad de precios, Sostenibilidad del medioambiente, Infraestructura para transporte aéreo, Infraestructura para transporte marítimo y terrestre, Infraestructura de servicios turísticos, Recursos naturales y Recursos culturales y viajes de negocios.
En resumen, el Índice de Competitividad Turística de los Viajes y el Turismo mide el conjunto de factores y políticas que permiten el desarrollo sostenible del sector de viajes y turismo, lo que a su vez contribuye al desarrollo y la competitividad de un país. El informe proporciona evaluaciones detalladas de los entornos turísticos de los países de todo el mundo y permite rastrear su progreso en el tiempo en las diversas áreas medidas. No existe pues un análisis más completo y que ponga más en evidencia el carácter transversal e interdependiente del sector turismo.


¿CÓMO QUEDÓ COLOMBIA?

El extenso informe dedica unos párrafos a Colombia, que en esta ocasión ocupó el puesto 62º escalando seis posiciones respecto al informe de 2015 cuando ocupó el puesto 68º. Nuestro país también subió dos puestos en la región ubicándose 10º en el continente, superado por México, Brasil, Panamá, Costa Rica, Chile, Argentina, Perú, Ecuador y Barbados.
Sobre Colombia el informe indica que nuestro país continúa ganando atractivo como destino turístico, atrayendo a cerca de 3 millones de visitantes internacionales en 2015. De acuerdo con el estudio, el desempeño de Colombia en turismo "ha mejorado principalmente gracias a un mayor avance en sus principales ventajas competitivas: sus recursos culturales (puesto 20º), recursos naturales (puesto 24º) y apertura internacional (puesto 4º) han aumentado significativamente". Y agrega que en la actualidad los recursos culturales están mejor aprovechados por cuenta, por ejemplo, del aumento del número de las expresiones culturales orales e intangibles que aparecen en las listas de la Unesco, lo cual contribuye a generar un mayor interés por las actividades culturales y de entretenimiento en medios digitales (lo cual es, de hecho, uno de los 90 indicadores contemplados en el cual el país ocupa el puesto 43º).
Por otra parte, el informe señala que el potencial turístico de Colombia se apoya en "una infraestructura de transporte aéreo relativamente eficiente (puesto 60º), que conecta todas las ciudades nacionales y los principales mercados de ultramar de manera efectiva. Sin embargo, en términos de transporte terrestre, las inversiones recientes no se han convertido en ganancias eficientes y pueden requerir más tiempo y esfuerzos adicionales para modernizar la infraestructura". En este punto vale la pena resaltar que las publicitadas inversiones gubernamentales en carreteras y aeropuertos quedarán pendientes para un futuro informe que refleje avances significativos en estas materias, especialmente en transporte terrestre en donde el país ocupa el puesto 116º de 136º países evaluados.
Otro punto crítico para el país es el relativo al entorno de negocios (puesto 111º), "en donde se han logrado pocos progresos principalmente por los altos costos de obtención de permisos de construcción, un marco legal ineficaz y la seguridad (puesto 136º)".
En efecto, paradójicamente la peor calificación de Colombia se encuentra en el pilar "Safety and security" (Seguridad), en donde el país ocupa el último lugar, en contravía del aparente optimismo mundial que ha generado el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC. De acuerdo con el informe: "Como lo indica la mejora en los datos de percepción del terrorismo, Colombia es más segura que antes, alcanzando niveles adecuados de seguridad especialmente en las principales áreas turísticas. Sin embargo, llevará más tiempo antes de que el proceso de paz reduzca los temores de delincuencia y terrorismo en todas las áreas del país".
En términos generales puede concluirse que Colombia se mantuvo estable en el ranking de competitividad global, sumando un puntaje total de 3,8 frente al 3,7 obtenido en 2015. Para contextualizar este puntaje, que es generado a partir de una intrincada metodología, vale la pena mencionar que el primer puesto del índice lo ocupa España con un puntaje de 5,43 y el último Yemen con 2,44. Para destacar, el ascenso de seis posiciones puso a Colombia de la mitad de tabla para arriba, aunque en siete de los 14 pilares evaluados nuestro país se ubica de la mitad de tabla para abajo.


LATINOAMÉRICA Y EL MUNDO.

En Latinoamérica el primer lugar lo ocupó México (22º), seguido de Brasil (26º), Panamá (35º), Costa Rica (38º), Chile (48º) y Argentina (50º). En general, la macrorregión de las Américas ostenta el rendimiento con mayores mejoras en términos de lo "amigable con el turismo", justo detrás de Asia-Pacífico, con un aumento en crecimiento de arribos internacionales de 170 millones a 201 millones de 2013 a 2015. Con su crecimiento en 2017, México continúa cerrando la brecha con Estados Unidos y Canadá toda vez que escaló ocho posiciones en esta edición, mientras que Argentina avanzó siete escaños.
"América latina tiene potencial para cosechar plenamente los beneficios de una industria competitiva de viajes y turismo", dijo Tiffany Misrahi, community lead de la industria de Aviación, Viajes y Turismo del World Economic Forum. "Para lograrlo tiene que seguir implementando políticas que conduzcan a impulsar este crecimiento, creando puestos de trabajo y facilitando el desarrollo".
Si bien las economías avanzadas siguen manteniendo los primeros lugares en el ranking, las emergentes las están alcanzando. Los destinos tradicionales como España, Francia, Alemania, Japón, Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Italia, Canadá y Suiza están en los 10 primeros puestos.
Pero los mercados emergentes no solo se están convirtiendo en mercados de origen más grandes sino también en destinos más atractivos. Además de México y Brasil, los grandes mercados emergentes que incluyen a China (15º) y Malasia (26º) han alcanzado los primeros 30 lugares, y 12 de los 15 países con mayores mejoras son mercados emergentes y en desarrollo, con al menos un país de cada región geográfica.
"A pesar del reciente progreso, la competitividad de América Latina necesita seguir achicando brechas en términos de calidad y eficiencia en el transporte, y encontrar un mejor equilibrio entre el desarrollo de sus sectores de viajes y turismo y la protección de su ambiente", añadió Roberto Crotti, economista de Competitividad y Riesgo del World Economic Forum.

 

 

Anticipo