Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Dos tercios de los websites de viajes engañan con sus precios

Lo revela una investigación de la Unión Europea. Los problemas van desde información dudosa y reseñas sospechosas hasta precios poco claros.

La Red de Cooperación para la Protección de los Consumidores (CPC) de la Comisión Económica Europea (CEE), encararon a fines del año pasado un estudio sobre el universo de páginas web de venta de turismo y reservas en línea. De allí surgen las primeras conclusiones del tema, que indican que dos tercios de los portales muestran precios que no son fidedignos, como dato más sobresaliente. En realidad, el análisis muestra una gama de prácticas engañosas que, según la propia CEE, explican las cada vez más abundantes denuncias de los consumidores.
En concreto, la Comisión relevó 352 páginas web de "comparación de precios y reservas de viajes". Y constató que 235 páginas no muestran precios fidedignos. Pero además, en el marco del proceso de compra, se agregaron al precio ítems de forma poco clara. En la Unión Europea, singularmente, existe legislación que obliga a ser plenamente transparentes en la exhibición de precios y ofertas.
"Internet ofrece a los consumidores una gran cantidad de información para preparar, comparar y reservar sus vacaciones. Sin embargo, si los análisis sobre las páginas web de comparación de precios son sesgados o carecen de transparencia, éstas inducen a engaño a los consumidores. Las empresas afectadas deben respetar las normas europeas en materia de consumidores, al igual que lo hacen las agencias de viajes. A partir de ahora, las autoridades de protección de los consumidores exigirán a las páginas web que resuelvan estos problemas. Los consumidores se merecen la misma protección tanto en línea como fuera de línea", comentó Vĕra Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género de la Unión Europea.

Consideraciones importantes.
Sólo un tercio de los portales muestran el precio final que se terminará pagando con claridad. O lo que es igual, en dos tercios de los sitios, el valor inicial que se muestra termina siendo distinto del que finalmente debe abonarse, no siendo claro el proceso por el cual se produce la divergencia. Pero además, un tercio de las web no revela claramente cómo calculan el precio que muestran.
En la quinta parte de los sitios las ofertas promocionales no estaban realmente disponibles a la hora de concretar la compra. Por otra parte, no queda claro si las promociones que tienen un límite de tiempo presentan realmente ese "vencimiento" o si se trata del plazo impuesto sólo por la web donde se muestra. Es decir el "quedan dos habitaciones a ese precio" se aplica a todo un hotel o sólo a la disponibilidad de stock que tiene el portal para vender.
Otras irregularidades encontradas tuvieron que ver con la identidad de los proveedores: sólo el 22% ofrecía información limitada al respecto.
Claramente, las reseñas y recomendaciones de los usuarios juegan un rol fundamental en la actualidad sin embargo, el 21% de los sitios relevados mostraba estas opiniones de modo poco claro y confuso. De hecho, hasta era posible dudar de su veracidad.

Los pasos a seguir.
La CPC, como paso siguiente, se contactará con todas las web relevadas y les indicará las objeciones, observaciones e irregularidades, pidiendo que las subsanen. Si en un tiempo prudencial los sitios no resuelven los reclamos, las autoridades nacionales de Defensa de los Consumidores podrán iniciar los procedimientos administrativos y judiciales.
Cabe recordar que la CPC agrupa a las autoridades del área de los 26 países de la Unión Europea, más la adhesión de Noruega e Islandia.